El gobierno tendrá mucho trabajo para reconocer cuáles de los gastos en los que incurre una empresa, afectan su estructura de costos. Funcionarios ya han advertido que sólo serán tomados en cuenta aquellos que tengan relación directa con la producción de un bien o producto.

Sin embargo, analistas consultados sostienen que existe toda una serie de gastos que irremediablemente impactan en la rentabilidad de una empresa y en consecuencia deberían ser reconocidos en las fiscalizaciones que realice la Superintendencia Nacional de Costos y Precios Justos.

Uno de esos aspectos a evaluar es la alta carga tributaria que hoy en día padecen las empresas, la cual se ha hecho mayor debido a leyes aprobadas por la Asamblea Nacional desde el año 2008, debido a la aplicación de nuevas "contribuciones especiales".

Varios de estos instrumentos legales pechan tanto ingresos brutos y utilidad, mientras que otros se basan en los salarios pagados a sus trabajadores.

"En los últimos años se han creado contribuciones especiales que, a pesar de parecer inocuas, han sumado peso a la carga fiscal de las empresas", indicó Richard Obuchi, profesor de Políticas Públicas del Iesa.

A la obligatoriedad de pagar Impuesto sobre la Renta e Impuesto al Valor Agregado, se agregan otros pagos derivados de la Ley del Inces (1% sobre salarios pagados) y la Ley del Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat (2% de salarios pagados).

La carga

Cálculos realizados por Obuchi revelan que el peso efectivo del pago de impuestos para una empresa, pasa de un promedio de 24,9% específicamente con sólo el Islr, a 62,4% en promedio con la inclusión de las contribuciones especiales y los tributos municipales.

"Evaluando el Islr, impuestos municipales y contribuciones especiales, el peso efectivo de la carga fiscal varía entre 61% y 80% para las empresas en general y entre 89% y 91% para sectores específicos como las telecomunicaciones y la banca, que también tienen otras normativas", apuntó.

Destaca que en Venezuela los tributos comprometen más de las 3/5 partes de la utilidad antes de impuesto de las empresas. "Las alícuotas que establecen las contribuciones especiales e impuestos municipales aparentan ser bajas, pero representan una carga fiscal de casi 50% de la utilidad antes de impuestos", dijo.

Entérese de todos los detalles en la sección Políticas Públicas de la edición impresa de El Mundo Economía & Negocios del 25 de noviembre 2011.