La Asociación Venezolana de Casas de Cambio alerta sobre la problemática que enfrentan ante la espera de una normativa que regule y desarrolle las condiciones bajo las cuales deberán actuar ante el Sicad II.

"Esta situación ha traído como consecuencia de que las casas de cambio empiecen a tomar medidas de reducción y suspensión de personal, afectándose más de 900 puestos de trabajo en las distintas empresas que conforman el gremio", señalan en un aviso.

"Nuestra mayor preocupación continúa siendo los trabajadores que conforman la nómina de las empresas, el riesgo de la continuidad de las operaciones del sector y nuestros clientes de origen colombiano que a diferencia de los clientes de otras nacionalidades, no tienen ninguna opción para enviar sus remesas, produciendo un grave perjuicio a sus familiares que no cuentan con el sustento para cubrir sus necesidades", señala el texto.