El riesgo país venezolano ha estado en un sube y baja desde hace 13 años. Y aunque este comportamiento puede ser normal debido a los vaivenes de los mercados, para la nación el indicador no ha ido a la par de otras economías de la región.

En los últimos días el riesgo país de Venezuela registra una caída significativa. Luego de haber llegado a los 1.873 puntos en períodos anteriores, logró colocarse en los 965 puntos el pasado viernes. El apetito por los bonos de deuda venezolanos tampoco se hizo esperar, lo que hizo que los precios se incrementaran hasta 6,10% en apenas un semana.

Fuentes del Ministerio de Planificación y Finanzas se encuentran optimistas de esta nueva "calificación" y esperan que el indicador continúe bajando, lo que daría pie para ejecutar algunas estrategias financieras como la emisión de bonos de deuda en el mercado externo, con una tasa de interés mucho menor a las que se fijaron en las últimas ocho ofertas de papeles en divisas.

El diputado Rodrigo Cabezas, presidente del Parlamento Latinoamericano, sostiene que el comportamiento que han registrado los papeles de deuda obedece, principalmente, a las condiciones del mercado petrolero, por lo que de seguir el aumento de los precios habrá resultados positivos para los países productores y exportadores de crudo.

"Lo que hemos observado con estos indicadores es una mejoría relativa, casi marginal; no es una mejoría exagerada, no ha habido un salto espectacular de los títulos. Pero esto indica la certeza que tienen los mercados de que Venezuela se aleja a la posibilidad de impago de su deuda".

Cabezas destaca que desde el pasado año existe una "turbulencia petrolera claramente explicada", como sucedió en los años de la guerra del Golfo entre 2004 y 2008. Esos han sido períodos en los que se ha visto afectado este tipo de indicadores.

A juicio de Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, la posibilidad de que el riesgo país continúe hacia la baja, se dará en la medida en que continúen registrándose tres factores de mercado y dos, a los que ha denominado coyunturales.

El primero de los factores está relacionado con la resolución a más corto plazo de la crisis griega, lo que ha inyectado optimismo en los mercados. En segundo, lugar los portafolios de los inversionistas no tienen hoy en día activos que les rindan de manera significativa. "Venezuela a pesar del tema económico (controles), no corre peligro en el corto plazo de caer en default o cese de pagos de la deuda y, por lo tanto, es un activo muy rentable y apetecible".

Oliveros coincide en que el tema petrolero, especialmente con la escalada que tuvo el pasado viernes, es otro de los factores que han impactado de manera positiva. "Si esta tendencia se mantiene en el corto plazo, no es descabellado pensar que el riesgo país se mantenga hacia la baja".

El analista financiero Alfredo Puerta sostiene que, mientras el precio del barril de crudo siga aumentando y Europa continúe con crisis moderada, es posible que baje un poco más la calificación para Venezuela. "Coincido en que el riesgo país pueda seguir bajando, pero no creo que sea mucho más", sostiene.