Un nuevo encuentro entre Venezuela y una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) parece aún lejano.

La posibilidad de acordar un financiamiento del organismo que conlleve la aceptación de algunas recomendaciones en el área económica va en contra de lo criticado por el Gobierno durante todos estos años.

Pero, además, si el Ejecutivo deseara llegar a un entendimiento, este tendría que mostrar todas las finanzas públicas del país, muchas de cuyas cifras se desconocen a lo interno.