Caracas. Venezuela defendió este jueves su decisión de mover las reservas internacionales a países aliados y un plan para nacionalizar la industria del oro, como parte de la soberanía económica que promulga el presidente Hugo Chávez.

El gobierno anunció este miércoles que planea transferir las reservas internacionales que mantiene en instituciones de Estados Unidos y Europa hacia naciones aliadas para proteger sus activos ante los vaivenes de la economía global, al tiempo que moverá su oro monetario a las arcas nacionales.

"El traslado de las reservas internacionales operativas a otros mercados como Rusia, China y Brasil, obedece al riesgo que representan en la actualidad las instituciones financieras europeas y estadounidenses como resultado de la crisis económica del capitalismo", dijo el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, en declaraciones al canal estatal.

El plan venezolano busca diversificar los activos hacia instituciones del grupo BRIC, de naciones de rápido desarrollo, integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

El presidente Chávez defendió la decisión en su columna "Notas de retaguardia" y aseguró que "hace una década nuestras reservas eran en verdad escuálidas (...) y además estaban en manos del tristemente célebre Fondo Monetario Internacional".

Las reservas internacionales de Venezuela sumaron US$28.598 millones al 16 de agosto, el 63% de ellas en oro, equivalente a unas 365 toneladas.

"Ahora somos libres, gracias a la Revolución Bolivariana, por lo que Venezuela maneja sus reservas internacionales como mejor convenga a sus intereses", sentenció el mandatario de 57 años, que está siendo sometido a quimioterapia para combatir un cáncer.

Control de la industria del oro. En tanto, Ramírez, que también es presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), defendió el plan del Gobierno socialista de nacionalizar a la industria del oro, iniciativa que se da en momentos en que el metal cotiza cerca de sus máximos históricos.

"Con esta decisión lo que se busca es poner orden y control y garantizar que el Estado tenga el monopolio sobre la comercialización de este valioso recurso", sostuvo.

Desde que asumió en 1999, Chávez, un militar retirado, ha nacionalizado grandes proyectos petroleros, bancarios y cementeros, entre muchos otros.

Venezuela se recupera de una recesión de casi dos años, pero la inflación en el país petrolero sigue siendo la más alta del continente y Chávez necesita de fuertes sumas de dinero para costear su campaña a las elecciones presidenciales del 2012, en las que intentará acceder a un nuevo mandato.

"Estas medidas del gobierno de nacionalizar el oro fortalecen y apuntalan nuestra economía, son decisiones soberanas de nuestro Gobierno nacional (...) en el contexto de una crisis de la economía mundial", añadió Ramírez.