El presidente de Conindustria, Carlos Larrazábal, denunció que existe una “crisis profunda cambiaria” en Venezuela, producto de mecanismos estatales que afectan al aparato productivo del país.

“Es la primera vez que tenemos una crisis profunda cambiaria cuando los precios del petróleo están a niveles históricamente altos, por encima de los US$100 el barril. Uno no entiende cuál es la escasez de dólares, cuál es el racionamiento de los dólares hacia el sector privado y hacia el venezolano en general, que no puede acceder a sus dólares”, dijo Larrazábal en entrevista a Globovisión.

Según Larrazábal, la economía venezolana se ha hecho cada vez más de dependiente de las importaciones, producto de distorsiones en la moneda y “trabas” al sector productivo; a la vez denunció que la falta de acceso a dólares afectan a industrias y comercios en general.

Larrazábal dijo que la liquidación de divisas tarda más de 200 días y estimó que la deuda de los industriales con los proveedores está cerca de los 9.000 millones de dólares y las líneas de crédito están cerradas.

“En 1998, teníamos 11.000 establecimientos industriales, ahora no llegamos a 7.000”, dijo.

Sobre el Sicad, el mecanismo sustituto del Sitme anunciado esta semana por el Gobierno, Larrazábal dijo que los industriales no “entienden bien” su funcionamiento”, aunque afirmó que un sistema de subastas de la moneda, “se traduce en una devaluación ”.