El 2012 tendrá las mismas características de todo año electoral en cuanto al manejo de los recursos públicos. Pero todo parece indicar que en esta ocasión el gasto a realizar por el Gobierno será ejecutado con mayores proporciones.

Cifras del Ministerio de Planificación y Finanzas revelan que las erogaciones públicas reflejaron en enero un incremento inusual a cualquier otro primer mes de un ejercicio fiscal.

Los datos oficiales indican que el presupuesto ejecutado durante enero fue de 21.251 millones de bolívares (US$4.936M) aproximadamente, lo que representa un aumento de 21% con respecto al gasto realizado en el mismo período de 2011 cuando se ubicó en 17.515 millones de bolívares (US$4.068M).

La ejecución del gasto en enero de este año alcanza el 7,14% del presupuesto que se estableció para el ejercicio fiscal de 2012 de 297.836 millones de bolívares (US$69.180M)

El Ejecutivo comenzó también temprano la utilización de la Ley Especial de Endeudamiento para financiarse. En enero se colocaron bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) por 2.000 millones de bolívares, de los cuales Bs. 1.200 millones fueron destinados al pago del servicio de la deuda (intereses más capital) y Bs. 800 millones a la gestión fiscal del Gobierno.

En períodos similares de años anteriores, la colocación de títulos públicos fue dirigida para refinanciar deuda o para pagar intereses. En enero del año 2010 y 2011, por ejemplo, este mecanismo de financiamiento no fue utilizado para recoger recursos para el Fisco nacional.

Los recursos extraordinarios que recibe el país por concepto de renta petrolera o por la recaudación tributaria también fueron utilizados en gran medida para financiar los créditos adicionales. Durante el primer mes del año 2012 fueron aprobados 2.066 millones de bolívares por este concepto.

Esta cifra luce significativa si se compara con el mes de enero de 2011 cuando el Parlamento no autorizó créditos adicionales sino a partir de febrero, mientras que en enero de 2010 el monto aprobado fue de 32 millones de bolívares.