El aumento significativo del gasto durante 2012 parece evidenciarse en la forma como el gobierno cerró su flujo de caja.

Las erogaciones fueron mayores a los ingresos obtenidos y, en esta oportunidad, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) mantuvo una participación importante en el déficit fiscal.

Cálculos de algunos economistas consultados indican que el déficit fiscal de todo el sector público finalizó el año pasado entre 15% y 17% del Producto Interno Bruto (PIB), por encima del resultado obtenido en 2011 de 11,6% del PIB.

De ser así, ese porcentaje sería el más alto de la historia económica de Venezuela. Ya el déficit del ejercicio fiscal de 2011 había superado a otros años.

En gestiones anteriores, este diferencial entre ingresos y gastos llegó a colocarse en 10% del PIB, esto ocurrió en el primer período presidencial de Carlos Andrés Pérez, el cual contando con altos precios del petróleo incurrió en mayores desembolsos de los recursos públicos.

Analistas consultados sostienen que debido a las altas erogaciones de Pdvsa para planes sociales y al aumento de su deuda financiera, la estatal presenta una participación importante en el peso del déficit fiscal.

Las estimaciones revelan que el déficit del sector público restringido (administración central, Pdvsa y otras empresas del Estado) se eleva a 17% al incluir a la petrolera (6,8%), ya que solo el Gobierno central muestra un porcentaje de 9,2% del PIB, mientras que el resto de las compañías estatales tiene un peso de 1%.