El gobierno necesita mejorar sus cifras macroeconómicas. La realización de los comicios presidenciales de octubre lo obliga a optimizar algunos indicadores, para mostrar buenas notas que lo ayuden a ganar la contienda.

Nuevamente, los representantes de las finanzas públicas pondrán en marcha un programa que tendrá como pieza fundamental reducir la inflación. A diferencia de otros planes, el de este año se inició sin mayores anuncios.

Otras acciones no menos importantes formarán parte de este plan y tendrán como finalidad incrementar el empleo, mantener el salario real de los trabajadores, contar con un buen crecimiento económico, tener un déficit fiscal manejable, así como garantizar una mayor oferta de bienes y aumentar el gasto público, especialmente el dirigido a las misiones.

Sin embargo, no habrá resultados positivos sin la participación de las autoridades monetarias. El Banco Central de Venezuela (BCV) pondrá su grano de arena para restringir la liquidez monetaria en el mercado interno; la aspiradora del ente emisor se encenderá para evitar el impacto del gasto público en la inflación. Una mayor aprobación de divisas servirá para ello.

Las acciones.Fuentes del Ministerio de Planificación y Finanzas indicaron que el principal objetivo del Gobierno este año será disminuir las presiones inflacionarias y lograr una verdadera desaceleración de los precios de los bienes y servicios.

Entre las acciones a ejecutar, resalta mejorar de manera significativa el abastecimiento, para que los ajustes de precios periódicos de los bienes regulados generen el menor impacto posible en el índice de inflación.

"El índice de diversidad y de abastecimiento debe seguir mejorando", apuntó la fuente consultada que prefirió mantener su nombre en reserva.

El Gobierno se percató de lo importante que resulta la producción nacional. Según la fuente, la orden es dejar, por ahora, la persecución a los empresarios. Las últimas reuniones que el vicepresidente de la República, Elías Jaua, ha sostenido con representantes de algunos gremios del sector privado parecen formar parte de esa "conciliación" que busca el Ejecutivo para normalizar y dinamizar el aparato productivo del país.

Señala que la gran cantidad de importaciones, especialmente de rubros alimenticios, no ha sido suficiente para abastecer de forma satisfactoria el mercado interno.

"No hace falta el dinero para comprar afuera, los recursos en divisas existen, pero al observarse lo que se vivió en 2011 con el desabastecimiento, se llegó a la conclusión de que hubo total ineficiencia en la distribución oficial de los productos importados".

Más divisas. El gobierno agilizará la entrega de dólares a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) para enfrentar así el desabastecimiento.

Explicó la fuente que el tema de la productividad es como el de la vivienda. Deben recuperarse los niveles de producción observados hace unos años para equilibrar la actividad económica. Una mayor entrega de divisas al sector privado para la importación de materia prima y bienes de capital resulta relevante.

"Las liquidaciones de divisas fungen como restricciones a la liquidez monetaria", indicó la fuente. Otro punto importante a destacar es que el Gobierno no tiene planteado realizar nuevas emisiones en dólares, "al menos en el primer semestre del año", aclaró.

Sin devaluaciones. Gran parte de los gastos del sector público se financiará con colocaciones de bonos de deuda interna, además la proyección de la expansión monetaria para 2012 "será menor" a la del año anterior, detalló la fuente consultada.

Agregó que "no está planteado devaluar la moneda", un punto importante en la ejecución de este plan antiinflacionario si se toma en cuenta que los ajustes al tipo de cambio oficial presionan los precios al alza a corto y mediano plazo.

Reiteró que el gobierno ya se ha paseado por la necesidad de aumentar la producción petrolera ante las expectativas de contar con un precio del barril de US$100 en promedio.

"El alza sostenida de la cotización del crudo dará mayor holgura a las finanzas públicas y esto mejorará la percepción del riesgo país de Venezuela".

La pata coja. A pesar de este plan optimista que se planteó el Ejecutivo para este año electoral, existe un foco de preocupación: ¿cómo mejorar la gestión de las empresas estatizadas? Para tratar este tema, las autoridades pondrán en ejecución algunas acciones.

"Existe un trabajo arduo para salir del mega desastre que han sido las empresas estatizadas, confiscadas y/o expropiadas. Las que no están paralizadas, lamentablemente están dando pérdidas; todas necesitan auxilio financiero, cuando antes estas empresas pagaban impuestos al Fisco", afirmó la fuente consultada.