Ya se usaron US$4.000 millones del préstamo que otorgó China al gobierno nacional, a través de un convenio de petróleo a futuro también conocido como Fondo Chino.

De ese acuerdo aún restan otros US$16.000 millones disponibles para ser utilizados por el Estado venezolano.

Pero esto no es suficiente. El presidente de la República, Hugo Chávez, dijo que se necesitan aún más recursos y China sigue siendo la alternativa más accesible.

"Estamos negociando un nuevo préstamo con China", indicó el primer mandatario ayer en el Aló, Presidente N° 371.

El programa dominical se realizó desde la Hacienda Bolívar Bolivariana, en la parroquia Santa Bárbara del municipio Colón del estado Zulia, al sur del Lago de Maracaibo.

El presidente indicó que "sacando cuentas" se percató de que hacen faltan recursos: "Estaba chequeando la Misión Vivienda, son miles de millones", dijo Chávez.

"Uno tiene que administrar recursos, con buen criterio. Hay que economizar. Uno va llevando las cuentas del país", resaltó.

"Hay que administrar con prudencia", dijo. Reiteró que necesita recursos para "la agricultura, las carreteras, las escuelas, los hospitales, la cultura, la fuerza armada y los ferrocarriles".

La petición ya es oficial. El presidente Chávez indicó que Edmée Betancourt, ministra de Comercio, en conjunto con representantes de Pdvsa y de la cartera de Finanzas, viajaron a China para formalizar la solicitud, la cual se está gestionando en un banco de ese país, "de los más grandes del mundo", según el jefe de Estado.

En el gobierno reiteran que este préstamo con China no puede considerarse como deuda. El ministro de Finanzas, Jorge Giordani, lo excluyó de esa categoría en su interpelación en la Asamblea Nacional.

Algunos analistas financieros señalan que la solicitud de este nuevo préstamo refleja la disminución de la entrada de divisas al país. Indican que esta es una forma de mantener el tipo de cambio controlado.

Sin embargo, el ejecutivo insiste en que se necesitan los recursos para realizar proyectos en distintas áreas.