Las autoridades monetarias y financieras continúan con su agresivo plan de endeudamiento, para financiar parte del gasto que ejecuta año tras año.

Sin embargo, aunque esta estrategia se ha incrementado desde el 2009, sólo llega a cubrir la cuarta parte de los altos egresos del Ejecutivo.

Cifras publicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) sobre la gestión fiscal del gobierno central revelan que 28% del gasto fue financiado con los recursos percibidos por la colocación de bonos de deuda principalmente en el mercado interno, los cuales registraron una suma de 69.265 millones de bolívares fuertes entre enero y agosto de este año.

Los datos oficiales reflejan que los gastos ordinarios realizados durante los ocho meses de 2011 cerraron en Bs.F. 180.269 millones (US$41.800M) mientras que los ingresos ordinarios acumularon Bs.F. 148.128 millones.

La diferencia entre estas dos cifras indica que el Gobierno finalizó con una gestión deficitaria de Bs.F. 32.141 millones. La cual debió ser financiada con ingresos extras como los obtenidos por deuda.

Al hacer una comparación con el manejo financiero puesto en marcha en el año 2010, se observa que el endeudamiento cubrió 25% de los gastos del Gobierno, que durante ese período fueron de Bs.F. 143.686. Los recursos logrados por la emisión de bonos finalizaron en Bs.F. 37.965 millones.

Estos porcentajes revelan un alto endeudamiento del Ejecutivo para obtener recursos, al observarse que en los años 2007 y 2008 alcanzaba 2,5% y 6,3%, respectivamente, de los ingresos del país.