Del submarino que hablaba el ministro Jorge Giordani al referirse a la recuperación de la economía venezolana, ahora se cuenta con una segunda embarcación que salió a la superficie y que lleva por nombre: inflación y que sale a flote en todo su esplendor.

Al parecer, este submarino se niega a hundirse de nuevo en las profundidades, al observar los resultados del Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) del mes de octubre, que cerró en 1,8% por encima del mes anterior, cuando finalizó en 1,6%. En esta historia, los alimentos tienen un gran peso, con una inflación anualizada de 32,3%, pese a las regulaciones de los precios.

Con este resultado, la tasa de inflación anualizada de octubre 2010-octubre 2011 alcanza 26,9% por encima de la meta oficial de 25%, planteada para el cierre de este año. Mientras que los precios registran un incremento de 22,7% en los últimos 10 meses.

El presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, apuntó que la inflación de 2011 finalizará el año "un poquito" por encima de la proyección oficial. Sin embargo, de acuerdo con los cálculos de analistas consultados el aumento de los bienes y servicios será mayor.

La economista Cristina Rodríguez de MetroEconómica sostiene que el Índice de Precios al Consumidor del área metropolitana de Caracas y el Inpc cerrarán este año con tasas de 27,2% y 26%, respectivamente.

Además de las implicaciones que tiene en la población los altos niveles inflacionarios, para Rodríguez preocupa que la informalidad en el país se mantenga en 43,2% de la tasa de ocupación, lo que representa 5,2 millones de personas sin trabajo formal. Señaló que para este mes la canasta alimentaria tendrá un costo de 1.634 bolívares fuertes, un costo difícil de cubrir, y más, cuando el salario mínimo es de Bs.F. 1.548.

Durante el foro "2012. ¿Fin de qué?", organizado por Ecoanalítica y MetroEconómica, Rodríguez apuntó igualmente que mientras Venezuela mantiene una tasa de inflación de dos dígitos, sus socios comerciales registran en promedio una variación de 6%, "lo que incentiva aún más el proceso importador en el país", en detrimento de la producción nacional.

Entérese de todos los detalles en la sección Políticas Públicas de la edición impresa de El Mundo Economía & Negocios del 4 de noviembre de 2011.