El Índice Nacional de Precios al Consumidor de Venezuela (INPC), elaborado por el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), registró en el mes de enero de 2011 una variación intermensual de 2,7%, mayor a las observadas en el mes previo (1,8%) y en enero de 2010 (1,7%).

Según los resultados del INPC, los rubros que obtuvieron tasas superiores al promedio general fueron salud (4,5%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (4%), Bienes y servicios diversos (3,3%) y Bebidas alcohólicas y tabaco (3,3%).

El informe del BCV destaca que en el caso de los alimentos el resultado estuvo "fuertemente impactado" por el aumento de los precios de los rubros no elaborados que cerraron con un incremento de 8,4% y particularmente el de las hortalizas, cuyos precios se aceleraron 11,1%.

Los mayores registros inflacionarios del área geográfica correspondieron a la ciudad de Caracas, que cerró en 3,6% y Mérida, que alcanzó un 2,8%, superando así el promedio nacional.

A diferencia del resto de las ciudades, el informe del BCV destaca que en Maracaibo se evidenció una significativa desaceleración en el crecimiento de los precios que pasó de 2,6% a 1,6%, "al cesar la vigencia del aumento temporal de las tarifas del transporte colectivo que se instauró en diciembre".