Caracas. Las inversiones que realiza actualmente el gobierno de Venezuela en el sector eléctrico para paliar la emergencia, no tendrá impacto positivo en la economía del país.

Analistas consultados sostienen que otros factores como la devaluación y la lenta ejecución del gasto público, aunado a la crisis eléctrica afectarán de manera importante el desarrollo de la actividad productiva del país durante el primer semestre del año.

El ministro para la Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, afirmó recientemente que la inversión en el sector eléctrico tendrá un impacto positivo en el Producto Interno Bruto (PIB).

"Soy de los convencidos de que la fuerte inversión que se está haciendo en el sector eléctrico tendrá un efecto positivo en el PIB, aunque por supuesto el racionamiento y algunos problemas que se presentan pueden provocar un efecto negativo. Vamos a ver los resultados cuando se cumpla el primer trimestre y el Banco Central de Venezuela haga sus mediciones", apuntó.

Sin embargo, a juicio del director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, la inversión pública no tendrá un alto impacto en la economía, al contarse con una actividad industrial fuertemente golpeada y un sector comercio también con dificultades, por lo que cuesta mucho creer obtener un crecimiento positivo en la primera parte del año.

"Diferimos de la declaración del ministro Araque, nosotros prevemos una caída para el primer trimestre del año muy similar a la contracción del cuarto trimestre de 2009 por el orden de 4% y 5%", dijo.

Las inversiones en el sector eléctrico están siendo destinadas para la compra de plantas eléctricas, mantenimiento y pago de contratos colectivos atrasados para los trabajadores de esta industria.

Independientemente de la gravedad de la crisis sin duda el impacto será mayor en sectores como el comercio, el transporte y la manufactura.

"La inversión pública en poco redundará en el resto de los sectores de la economía. En el primer semestre tendremos una profundización de la recesión que se arrastra desde la segunda parte de 2009", explicó el economista.

La devaluación. Cálculos de economistas colocan la caída de la economía en el segundo trimestre entre 4% y 6%; esto va a depender principalmente del impulso en la ejecución del gasto público.

Sin embargo para 2010, los dos determinantes más importantes de la actividad económica serán la crisis eléctrica y el ajuste en el tipo de cambio oficial.

Un informe de Ecoanalítica señala que el impacto de la devaluación, se sentirá en la caída del poder adquisitivo de los venezolanos y su repercusión en el consumo. "Los mismos producen una contracción de la inversión pública, un gasto fiscal inflexible a la baja, una elevada inflación y un empobrecimiento paulatino de la población".