Las viejas monedas y billetes así como la denominación del "Bolívar Fuerte" estarán hasta el 31 de diciembre. gobierno dice que logró el objetivo de la reconversión, analistas creen que la inflación lo convirtió en un "Bolívar Débil"

"¿Qué te pasa bolívar fuerte, qué te pasa? Que ya tiene tus maletas preparadas, dicen que te han botado de la casa, que ya estás viejo que ya no sirves pa´ nada".

Esta parece ser la canción que mejor le va en esta época al bolívar fuerte. La denominación utilizada por el gobierno para dar la sensación de fortaleza del nacimiento de la nueva moneda y que le dio dolores de cabeza a más de uno, se despide este 31 de diciembre al igual que el año viejo.

Igualmente, las monedas y billetes del antiguo cono monetario dejarán de circular en el mercado interno, luego de convivir por tres años con las nuevas especies monetarias que nacieron con la reconversión.

Aún trasnochados el primero de enero, definitivamente ahora la población contará sólo con sus billetes cargados de colores, animales en peligro de extinción y héroes patrios. Y aunque a algunos no les guste, seguirán pagando lo que puedan con sus moneditas de cobre.

Cuando acudan a los cajeros automáticos para sacar dinero, ya no verán en sus recibos los montos expresados con la sigla Bs.F., ni tampoco en sus cuentas de ahorro, corriente o a plazo que tienen en los bancos. Las empresas también deberán adaptar sus sistemas o plataformas tecnológicas para eliminar la denominación del bolívar fuerte.

Atrás quedarán la confusión que creó en los venezolanos la cocirculación de las monedas y el redondeo; así como las esperanzas de abatir la inflación y que los precios de los bienes y servicios bajaran de precio o al menos se estabilizaran.