El uso de los subsidios se ha incrementado durante el actual gobierno, y se ha convertido en el pilar de la gestión del Ejecutivo.

Para algunos analistas, este tipo de financiamiento pudiera complicar las finanzas públicas ante el alto endeudamiento y de registrarse una caída de los ingresos petroleros.

Sin embargo, funcionarios y representantes del oficialismo aseguran que los planes sociales no serán objeto de restricciones o de reducción de recursos, aunque se presenten dificultades financieras en el país.

El presidente Hugo Chávez informó durante su alocución en la Asamblea Nacional que un monto por 15.000 millones de bolívares (US$3.488M) se destina cada año para el mantenimiento de la política de subsidios. Con estos recursos se financia el subsidio a la gasolina, al agua potable, a la electricidad y a la red Mercal, la cual se lleva alrededor de Bs. 5.000 millones.

El economista y ex funcionario del Banco Central de Venezuela, Luis Brusco Ortega, sostiene que el monto de los subsidios es mucho mayor al dado a conocer por el mandatario. Dice que a los Bs. 15.000 millones deben sumarse las transferencias de Pdvsa a algunos programas sociales.

"Creo que no incluyó los gastos extraordinarios de Pdvsa que en su gran mayoría subsidian a los productos alimenticios. Estimo que pasan los 50.000 millones de bolívares".

Explicó que cuando se suman estos recursos a las transferencias del sector público para poder contener las presiones inflacionarias y al pago por servicio de la deuda, el presupuesto de la nación se ve comprometido sobre todo para la asistencia de sectores como salud y educación.