El mercado interpreta que el gasto público seguirá incrementando los bolívares en circulación para dar sensación de bienestar al venezolano.

A un ritmo veloz viene creciendo la liquidez monetaria inducida sobre todo por el gasto público, lo que seguirá dando impulso al crecimiento económico.

Hay en este momento Bs. 165.124 millones más que hace un año, luego que el indicador creciera hasta mediados de mayo en 52,8%, según las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV); es decir, 20 puntos por encima de lo que subió el año pasado.

El alza mensual que ha mostrado la circulación de bolívares en el año 2012, no es tan alta como la del último trimestre del año pasado, pero los analistas no dudan que durante este trimestre y hasta el siete de octubre, la liquidez no parará de crecer, tomando en cuenta -precisamente- que es un año electoral.

Durante los primeros tres meses de este año, aparte de cualquier política monetaria que pudiera aplicar el ente emisor, y como suele suceder en este período, el pago de Impuesto Sobre la Renta influyó en que los incrementos de liquidez mensuales se mantuvieran entre 0,2% y 5,1%, incluyendo el comportamiento de abril, pues aún en ese mes se efectúan pagos del tributo, con los que el Fisco sigue recogiendo bolívares en circulación.

Pero estos porcentajes ya son altos, indica Alejandro Caribas, ex superintendente de Bancos.

El experto no duda en que, a partir de ahora, después de que el lapso de pago del gravamen pasara, la liquidez subirá en cantidades mayores, tomando en cuenta que en años electorales el gasto público suele incrementarse.

"La circulación de bolívares crecerá. Hay un gran interés de calentar la economía y mantener el crecimiento actual, a punta de gasto público", señala Caribas.

Ese comportamiento también se refleja en los depósitos del público que hay en la banca, que también forman parte de la liquidez monetaria. Según el último informe de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), las captaciones en abril, se ubicaron Bs. 535.256 millones, y eso implica un crecimiento de 54,7%.

Todos quieren dólares
Además del aumento del gasto público, a través de nuevas misiones, otros factores han influido en que la liquidez haya crecido más en lo que va de año con respecto al año anterior.

Se trata de las expectativas permanentes que tienen las personas sobre una posible devaluación o una posible emisión de deuda. Ante ese escenario, muchos prefieren comprar dólares y proteger su patrimonio.

De hecho, recuerda Caribas, que para los últimos títulos que lanzó Pdvsa, que fueron adquiridos solo por la banca pública y el BCV, muchos venezolanos se quedaron con el dinero que tenían destinado para comprar los bonos y adquirir así divisas.

"Esos circulantes están estancados; se mantienen porque se piensa que podrán comprar divisas. Todavía hay expectativas de que vendrá una emisión antes de las elecciones", explica Caribas.

Esto aunado a que es posible que en escenarios previos a elecciones, las inversiones se estacan o disminuyen a la espera de cuál será la próxima gestión de gobierno. "En las condiciones económicas actuales del país, la gente no quiere comprar un local para alquilarlo, un apartamento propio o de playa. Y las empresas tampoco invierten", agrega el ex superintendente.

Plan B
La caída que los precios del petróleo han mostrado en las últimas tres semanas, podrían aumentar esas posibilidades de que el Gobierno emita más deuda y, de hecho, en su planificación anual está previsto.

Sería esa la manera en que pueda afectar la caída de los precios del crudo en la liquidez, pues se recogería parte de los bolívares circulantes al momento de comprar los nuevos títulos de deuda.

Pero no impedirá que el Ejecutivo continúe estimulando el crecimiento de la liquidez, asegura el economista Ángel García Banchs, director de Econométrica.

"El Gobierno buscará que la gente tenga más dinero en el bolsillo para generar sensación de bienestar", señala.

Pero advierte que esto se traducirá en escasez y en inflación, pues mientras la demanda tenderá a subir, la oferta no crece al mismo ritmo. "Se trata de una ilusión monetaria", dice García Banchs.

Explica el economista que la caída de los precios petroleros no necesariamente parará el impulso que el Gobierno buscará darle a la liquidez. Esa alza en la circulación vendrá de los fondos en bolívares, y los depósitos que tiene la administración pública en el BCV, entre otros.