Caracas. El gobierno de Venezuela anunció este miércoles el fin del acceso al dólar preferencial para los viajeros y los sectores no prioritarios, aunque mantendrá bajo ese sistema a todos los renglones productivos y considerados esenciales como el médico, el alimenticio o el industrial.

Los sectores que no sean considerados esenciales deberán acudir ahora a un mecanismo alternativo que entrega divisas mediante subastas a una tasa superior a la oficial de 6,3 bolívares por dólar, dijo el vicepresidente económico, Rafael Ramírez.

"Si no son los alimentos, las máquinas, los bienes de capital, si no es una turbina, un motor (...) si no son los químicos para la actividad industrial, si no es lo que está en el plan de importaciones, va para Sicad", explicó en una rueda de prensa.

Eso afecta a los venezolanos que viajen al exterior, que deberán pagar montos en el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) que actualmente rondan (la tasa varía en base a un sistema de subastas) los 11,3 bolívares por dólar.

El responsable económico precisó en una rueda de prensa que el país marcha hacia un "nuevo sistema cambiario" que funcionará mediante una banda cuyo piso será la tasa oficial y confió en que el nuevo paquete de medidas será un "gran estabilizador" de la economía.

En su intervención Ramírez cargó especialmente contra la entrega de dólares a viajeros y mencionó también el envío de remesas familiares, sectores que, agrupados en el renglón "otros conceptos", recibieron 8.600 millones de dólares el año pasado, "algo que no se justifica por la vía del dólar preferencial".

"Vamos a hacer un cambio ya en el elemento que nos está perturbando (...) Todo el mundo tiene derecho en este país a viajar (...) lo que nosotros decimos es 'no estamos en posibilidad de darle una tasa preferencial para que viajen'", afirmó Ramírez.

Las divisas para viajeros "estaban fuera de control" y en "muchos casos" se han "mal utilizado", agregó.

"Vamos a mantener una tasa preferencial para más del 80% de los insumos, de los productos, de los servicios que requiere el país, pero hay cosas, hay sistemas que han sido vulnerados que están fuera de control", expresó.

En el marco de los cambios, Ramírez dijo que el objetivo es bajar el monto entregado al renglón "otros conceptos" de US$8.600 millones a US$5.000 millones.

Los estudiantes, las pensiones diplomáticas y los casos de salud mantendrán su acceso a la tasa preferencial bajo el esquema de la estatal Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), aclaró.

Mientras tanto sectores como las líneas aéreas, con las que el gobierno mantiene fuertes atrasos en la liquidación de divisas, sumados a los viajeros y a los gastos por internet con portales en el exterior, deberán pujar por dólares en el Sicad, un mecanismo introducido en febrero pasado para ofrecer dólares a través de subastas públicas.

Este sistema se fortalecerá y pasará de subastar US$100 millones semanales a ofrecer US$220 millones hasta manejar un total de US$11.400 millones.

En Venezuela rige desde 2003 un estricto control estatal de cambio que impide la libre compraventa de divisas y establece que el Estado es el único que puede entregarlas a particulares y empresas tras el cumplimiento de una serie de requisitos.