Caracas. La Asamblea Nacional venezolana iniciará el martes una modificación legal para controlar el alza del dólar en el mercado no oficial, que tocó máximos históricos la semana pasada, mediante la creación de nuevos mecanismos de control a las operaciones con divisas.

Ricardo Sanguino, presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento, dijo el lunes que está previsto que el legislativo sancione los cambios esta semana, luego de darle urgencia reglamentaria a la materia, que ha generado expectativas y rumores entre los operadores cambiarios.

"Para este martes se tiene previsto la presentación de la reforma a la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios para corregir algunas transacciones que se vienen realizando con los títulos valores que distorsionan la estabilización del tipo de cambio", dijo Sanguino en un comunicado.

Según analistas, el control cambiario, que limita desde el 2003 las divisas que pueden obtener los venezolanos en el mercado oficial, está incidiendo en la inflación, que en abril registró el peor dato intermensual en más de dos años al acelerarse un 5,2 por ciento.

Pese a que la devaluación decretada en enero por el presidente Hugo Chávez debía dotar al Gobierno de mayor liquidez en divisas, importadores y empresarios se quejan de retrasos en la asignación de dólares, lo que habría disparado la demanda en el mercado paralelo.

Sin embargo, para la administración de Chávez, el incremento en la tasa paralela, que la semana pasada tocó un récord de 8 bolívares por dólar -frente a un cambio oficial de 2,6 bolívares y 4,3 bolívares, según el tipo de operación- se debe a la "especulación capitalista".

"No tengo dudas de que allí hay un alto componente especulativo y político. Hay una conspiración", dijo el mandatario socialista en un acto la semana pasada.

Este año, el Banco Central de Venezuela (BCV) inició un mecanismo de emisión de "bonos cambiarios" para vender dólares a una tasa superior a la oficial pero inferior a la paralela, para tratar de cubrir parte de la demanda.

Sin embargo, la poca regularidad de estas subastas y lo insuficiente de los montos -unos 454 millones de dólares hasta abril- para satisfacer al mercado han afectado dicho plan, según analistas.

En años recientes, las autoridades económicas optaron por realizar multimillonarias emisiones de bonos, que los venezolanos compraban en bolívares y podían vender dólares en el mercado secundario, para controlar las presiones en el mercado paralelo.