Técnicos del ministerio de Finanzas y del BCV tratan de "remozar completamente" la operatividad del esquema que ya lleva dos meses sin una nueva subasta.

La necesidad de aumentar la entrega de divisas al sector importador a través de otras vías alternas a Cadivi, obliga al gobierno a apurar las decisiones y a rectificar otras.

El Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) puesto en marcha hace dos meses, representó para muchos un "ejercicio con pocos resultados". El esquema que otorgó US$200 millones a 1% de las empresas registradas en Cadivi, fue para el sector privado un proceso complejo y engorroso.

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, informó recientemente que el sistema será modificado para agilizar las operaciones. Técnicos del despacho indicaron que los cambios que tendrá el Sicad, serán no sólo de forma sino también de funcionalidad.