Las operaciones en el Sistema Marginal de Divisas (Simadi) no terminan de arrancar. De acuerdo con fuentes ligadas al sector financiero, ha sido muy bajo el número de transacciones a través del esquema.

Señalaron que persiste lentitud e incertidumbre sobre el mecanismo, ya que aún están pendientes algunos aspectos que resolver de tipo legal, normativo y de operatividad.

Resaltan, igualmente, que la oferta de divisas ha sido insuficiente. En cuanto a la demanda, ha habido disparidad.