Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó congelar cuentas bancarias de empresas panameñas por estar, a su juicio, vinculadas con actividades delictivas, anunció este miércoles el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Tareck El Aissami.

La medida tomada por Venezuela forma parte de una escalada de sanciones bilaterales que iniciaron el pasado 28 de marzo, cuando el gobierno panameño incluyó en una lista de sancionados al presidente venezolano y a otros 54 funcionarios, además de 16 empresas venezolanas.

Horas después, Caracas emitió sanciones dirigidas a funcionarios del gobierno panameño, incluido el presidente de ese país, Juan Carlos Varela, y contra 46 empresas del país centroamericano.

En consecuencia, el gobierno de Varela anunció este martes que suspenderá por 90 días prorrogables la actividad de las aerolíneas venezolanas que operan en su país, medida que será vigente a partir de próximo 25 de abril.

El vicepresidente venezolano calificó la resolución de Panamá de "infame, ilegal y desproporcionada", y dijo que su gobierno ha estado dispuesto a dialogar.

El Aissami declaró que la decisión de Caracas fue tomada este miércoles "para proteger nuestro sistema económico financiero de las mafias de Panamá", al explicar que son acciones de reciprocidad a las sanciones emitidas por el gobierno panameño.

El vicepresidente venezolano calificó la resolución de Panamá de "infame, ilegal y desproporcionada", y dijo que su gobierno ha estado dispuesto a dialogar.

El Aissami hizo fuertes críticas al gobierno panameño y lo acusó de tomar las medidas contra Venezuela para "congraciarse" con la administración del gobierno de Estados Unidos.

"Para nosotros es lo mismo combatir contra el imperialismo como contra cualquier gobierno de derecha, si estos gobiernos siguen ofendiendo la dignidad nacional", agregó el vicepresidente venezolano.