El gobierno ha logrado contener en el transcurso del año los precios de los bienes y servicios a través de la política de subsidios y el control de los costos de algunos rubros.

Sin embargo, esa tendencia de la desaceleración de la inflación se rompió en noviembre, debido al incremento significativo que reflejó, principalmente, el grupo de los alimentos; además de las bebidas alcohólicas, equipamiento del hogar y el de vestido y calzado.

Analistas consultados sostienen que la mayor inflación registrada en noviembre obedece a factores estacionales. Entre ellos destacan el mayor gasto y demanda que se registra en esta época. También, las expectativas de una posible devaluación en 2013, que ha presionado algunos precios debido a la compra de bienes importados mayor a lo usual.

El Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informaron en un comunicado que la inflación del penúltimo mes del año cerró en 2,3%; lo que significó la tasa más alta desde julio de 2011 y mayor a la registrada en octubre de este año de 1,7%.

Con la inflación de noviembre se observa que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) en lo que va de año fue de 16%, mientras que en los últimos doce meses fue de 18%, una tasa por debajo de la meta oficial de 20% y 22% presupuestada para 2012.

"Con este resultado la variación acumulada al penúltimo mes del 2012 se sitúa en 16%, más de 9 puntos porcentuales por debajo de la correspondiente al mismo período del año pasado (25,4%). Por su parte, la variación anualizada se ubicó en 18%, cifra significativamente menor a la registrada en el mismo mes del año pasado (27,6%). En los últimos cuatro meses la variación anualizada promedia 18% con muy poca dispersión", se indicó en el comunicado.

Durante este período, se observa que los precios en el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas repuntaron 3,2% en comparación a octubre (2,6%). De esta manera, la tasa anualizada de este rubro cierra en 17,1% y la acumulada en 19,2%.

Otro grupo que experimentó un alza significativa fue el de Bebidas alcohólicas y tabaco al finalizar en noviembre en 4,9%; muy por encima de octubre cuando la tasa fue de 2,9%. Con este resultado, la inflación anualizada del sector se ubica en 33,8% mientras que la acumulada en 32%.

Mención aparte merece el resultado del núcleo inflacionario (medición que elimina las distorsiones estacionales y otros factores, por lo que muestra con mayor certeza lo que ocurre con los precios en la economía), que en el onceavo mes del año fue de 2,4% lo que refleja una aceleración con respecto a octubre de 1,3%.

Según el BCV este comportamiento obedeció a mayores crecimientos en Servicios no administrados, Bienes industriales excepto alimentos y textiles, Alimentos elaborados y Textiles y prendas de vestir.