Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que este martes se realizará la primera subasta de divisas del nuevo esquema cambiario "fluctuante", como parte de un plan económico en el país petrolero que enfrenta una profunda recesión e hiperinflación.

Maduro anunció este viernes un significativo aumento del salario mínimo, una devaluación del 96%, una reforma tributaria, que acompañan una reconversión que eliminó cinco ceros a la moneda local, el bolívar, entre otras medidas.

"Vamos a tener un nuevo tipo de cambio fluctuante (...). Mañana (este martes) arranca en horas de la mañana. El presidente del Banco Central de Venezuela y el ministro de Finanzas van a explicar los términos de la primera subasta Dicom", dijo Maduro en un contacto por Facebook Live la noche de este lunes.

El presidente agregó que comenzarán con tres subastas, pero luego esperan convocar una subasta diaria los cinco días hábiles de la semana.

"Vamos a dotar al país de un sistema de cambio confiable, de mercado, realista, sustentado, sustentable", dijo el mandatario, que en los anuncios de este viernes no mencionó si eliminará el control de cambio vigente.

"Vamos a regularizar la economía, vamos a estabilizar el tipo de cambio", dijo el mandatario, acompañado del vicepresidente para el área económica y ministro, Tareck El Aissami. Invitó a los privados a colocar dólares en el esquema.

Economistas, líderes de la oposición y empresarios han cuestionado las medidas anunciadas por Maduro, que afirman incluye una megadevaluación que no aliviará la hiperinflación que azota al país petrolero y que ha empujado a millones de venezolanos a la pobreza.

"Vamos a dotar al país de un sistema de cambio confiable, de mercado, realista, sustentado, sustentable", dijo el mandatario, que en los anuncios de este viernes no mencionó si eliminará el control de cambio vigente desde hace unos 15 años.

Venezuela registró en julio una inflación de 80.000%, de acuerdo a los cálculos de la Asamblea Nacional, y se espera que alcance 1 millón por ciento para finales del 2018, según datos del Fondo Monetario Internacional.

Maduro acusa a su adversarios políticos de liderar una llamada "guerra económica", con la ayuda de Estados Unidos, en contra de su Gobierno.