Por séptimo mes consecutivo en lo que va de año, los productos nacionales aumentaron más de precio que los importados, según el Índice de Precios al Mayor del Banco Central de Venezuela (BCV).

Mientras que los bienes hechos en el país se encarecieron 1,8% en septiembre y 23,3% con respecto a igual mes en 2010; los traídos del exterior se incrementaron sólo 1,0% ese mes y 14,4% versus septiembre del año pasado.

Los economistas e industriales consultados coincidieron a que el subisidio que implica importar a la tasa de cambio oficial de BsF 4,30 por dólar es la principal razón de que los productos importados aumenten menos de precio.

"El tipo de cambio que Venezuela debería tener para equiparar sus costos internos con los de sus cinco principales socios comerciales es de Bs.F. 7 por dólar, lo que indica que hay una sobrevaluación importante del bolívar que explica el diferencial que existe entre la inflación de los productos importados versus la de los nacionales", explicó el economista Asdrúbal Oliveros.

El director de Econométrica señaló que los productos venezolanos sufren una de las inflaciones más altas del mundo; mientras que el tipo de cambio oficial se ha mantenido estable en lo que va de año.

Oliveros acotó que "las divisas a Bs.F. 4,30 cubren el grueso de las importaciones, alrededor de 85%; mientras que 13% se asignan a través del Sitme con un tipo de cambio cercano a Bs.F. 5,30 y apenas 2% de maneras alternativas".

Los costos de producir. Los representantes de los industriales del país comparten el análisis de Oliveros, y destacan los altos costos que implica producir en Venezuela.

Victor Maldonado, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, señaló que mientras los productos importados vienen con dólares subsidiados a un tipo de cambio de Bs.F. 4,30 por dólar, producir localmente es cada vez más costoso.

"Producir bienes nacionales es más caro; debido a la falta de libertad económica, controles exhaustivos y mano de obra más costosa, en un escenario de pocos incentivos para la eficiencia y expectativas de futuro que afectan la productividad", dijo.

Agustín Díaz, gerente del Centro de Estudios Económicos y Legales de Conindustria, recordó que "una buena parte de las importaciones las hace directamente el Gobierno a Bs.F. 4,30 por dólar, para vender luego la mercancía a cualquier precio, porque no le importa perder".

El economista destaca que esa realidad contrasta con la de las empresas privadas, muchas de las cuales no acceden a dólares de Cadivi y deben enfrentarse con la inflación interna, ajustar salarios cada año y diversos controles que encarecen sus costos.

A finales de septiembre, el economista José Guerra le dijo a este medio que "los ajustes de la devaluación aún no se han completado".