Tras la devaluación dada a conocer a fines de 2010, el ministro Ricardo Menéndez anunció la conformación de una superintendencia de costos y precios como un mecanismo para evitar la especulación.

Sin embargo, hasta ahora no se ha dado cuerpo a la iniciativa gubernamental presentada en enero pasado y cuyo objetivo -según el funcionario- es sincerar el tema de las estructuras de costos y precios.

"Conocemos las estructuras de costos e, incluso, conocemos los precios de los bienes de consumo final que son importados, que les entregamos las autorizaciones, que no tienen ningún proceso de transformación posterior y sabemos a qué precios los venden".

Denunció que, por cualquier rumor, pretexto e, incluso, razones políticas se ajustan los valores de los productos, lo que calificó de poco ético.