El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este sábado que el Gobierno anunciará medidas sobre el manejo del oro, lo que fuentes vinculadas al tema interpretan como una nueva estrategia para obtener dólares.

Las divisas serían las necesarias para hacer frente a las importaciones que se requieren para este año.

Corren escenarios sobre los eventuales mecanismos que se utilizarían, y el que cobra fuerza es la figura del swap que podría explicarse como una especie de “empeño” por el cual Venezuela coloca el oro a consignación en cualquier banco central del mundo, recibe los dólares y luego debe cancelarlo dentro de los lapsos establecidos en el acuerdo entre las partes para recuperarlo.

El segundo panorama que se muestra, es la simple venta, sin embargo no luce probable, pues sería un nuevo desprendimiento definitivo de un volumen de reservas internacionales de oro, que pese a que el titular del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, ha asegurado que están recuperadas en un 50%, existen serias dudas de que así sea, pues la producción local está deprimida desde que pasó de 8 toneladas en 2009 a 1,5 toneladas el año pasado.

La tercera posibilidad que se maneja es la titularización contra reservas de oro probadas, que consiste en la emisión de títulos de deuda pública apalancada en volúmenes de reservas auríferas debidamente certificadas.

Esto funciona de la misma manera como operan las ventas de petróleo a futuro pactadas con China, lo cual supone la venta de oro a un precio previamente pactado independientemente de los cambios que se produzcan en el mercado.

Se descarta que se esté manejando la posibilidad de dar un espaldarazo agresivo a la producción del oro, toda vez que se trata de procesos que requieren de entre 3 y 4 años para dar resultados contundentes.