La emisión de bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) y de Letras del Tesoro no será suficiente para contener la cantidad de bolívares que tiene "embriagada" a la economía venezolana.

Una forma de contener ese torrente de dinero en la economía será la vía cambiaria. Fuentes oficiales dicen que aumentará la asignación desde inicios de 2012.

La aspiradora del Banco Central de Venezuela está limitada por el control de cambio. Sin embargo, una mayor fluidez en la entrega de divisas será un factor clave para lograr las metas macroeconómicas y evitar que se desborde la inflación en 2012 por exceso de dinero en la calle sin correspondencia con la producción local de bienes y servicios.

La emisión de bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) y de Letras del Tesoro no será suficiente para contener la cantidad de bolívares que tiene "embriagada" a la economía, lo cual le puede producir una fuerte "resaca" con un retroceso en las variables económicas, como la inflación, por ejemplo.

Fuentes oficiales indicaron que un mecanismo para absorber esos bolívares lanzados en la economía, especialmente en un año electoral, será la venta controlada de divisas a tasa oficial; lo que pasa por darle mayor fluidez a las autorizaciones y liquidaciones tanto por parte de Cadivi como por el Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera).
Asimismo, las fuentes explicaron que otra forma de drenar esa liquidez, será con una mayor compra de bienes y servicios en el extranjero, por parte del Estado.

Diciembre es un mes típicamente alto en liquidez, pero en esta oportunidad ha crecido con más vigor por la aprobación de recursos para el pago de algunos beneficios laborales que estaban represados y que debieron entregarse en el transcurso del año.