La Argentina lideró en la última década a nivel regional la reducción de los niveles de informalidad en el empleo, destacó el Grupo de Estudios de Economí­a Nacional y Popular (Geenap).

De acuerdo a su análisis, "la recuperación de la dinámica productiva en la región permitió tanto incrementar los niveles de empleo así­ como recuperar los mecanismos de protección de los trabajadores, reduciendo significativamente la tasa de trabajo no registrado".

Al respecto, precisó que "entre 2003 y 2012, Venezuela redujo la informalidad laboral en 24%; seguido por Argentina con 17%; Brasil, 15%; y Uruguay, 13%".

Asimismo, puso de relieve que "si se toma el porcentaje de individuos que realizan aportes a la Seguridad Social, es decir, que recibirán algún tipo de jubilación o pensión remunerativa, la media regional es de 61%".

"En Argentina, el porcentaje de individuos con aportes a la seguridad social es de 66%, cinco puntos por arriba del promedio regional", precisó el Geenap.

A su criterio, "la importante reducción del empleo no registrado de los últimos años responde a una concepción de la informalidad como un fenómeno multicausal, que requiere de un conjunto de políticas activas sociales, laborales y económicas".

En Argentina, desde 2003 se aplicaron medidas, muchas de ellas verdaderas polí­ticas de Estado, como la inspección del trabajo, el monotributo social, un patrón de crecimiento económico orientado al empleo de calidad, un programa de simplificación registral, y la creación de los regí­menes de trabajo agrario y del personal de casas particulares, entre otras.

Sin embargo, el Geenap indicó que "pese a estos esfuerzos, la región en general y Argentina en particular, presentan aun elevados í­ndices de informalidad".

En este sentido, destacó que "es alentadora la propuesta del gobierno argentino de reducir la informalidad a menos de 30% en 2014".

Al respecto, señaló que "entre las medidas planteadas para lograr dicho fin, de destacan la mejora en los mecanismos de fiscalización estatal, a partir de la incorporación de nuevos inspectores y un registro de empleadores".

También mencionó "la profundización de los mecanismos de subsidios al empleo, a través de descuentos en las contribuciones patronales para todas aquellas pequeñas y medianas empresas que incrementen su planta de personal; y la ampliación de la Línea de Créditos para Inversiones de Productivas del BCRA en 22 mil millones de pesos (US$2.770,3 millones), orientados a las mipymes"