Detroit. Las ventas de autos en Estados Unidos crecieron cerca de un 19% en mayo, un rebote frente a los bajos resultados del año pasado, pero la industria sigue cerca de los niveles de ventas más bajos desde la década de 1980 tras más de medio año de una débil recuperación.

Los resultados de las ventas de autos de mayo son uno de los indicios preliminares del estado de la demanda de los consumidores en mayo, un mes que estuvo marcado por la volatilidad del mercado financiero y dudas sobre la fortaleza de la recuperación económica de Estados Unidos.

Toyota Motor Corp estuvo por debajo de las principales automotrices, con un alza del 7% de las ventas, después de decidir mantener incentivos a las ventas tras los generosos descuentos que atrajeron a compradores en marzo y abril.

En contraste, Ford Motor Co superó el desempeño de sus rivales con un alza del 22% de las ventas, con lo que aumentó su participación de mercado, al igual que Hyundai Motor Co, que presentó un alza del 33% . Subaru reportó un aumento del 35%.

Repunte parcial. Las ventas de autos de la industria de Estados Unidos han estado subiendo levemente durante siete meses consecutivos, pero se mantienen muy por debajo de la tasa a la cual los analistas estiman que autos y camionetas antiguas se renuevan y se retiran de las carreteras.

Las ventas de GM subieron un 17%, frente al mismo periodo del año anterior, cuando las principales automotrices de Estados Unidos caían en una bancarrota financiada por el Gobierno estadounidense.

Chrysler, que ya estaba operando en bancarrota en mayo del año pasado, reportó un aumento de las ventas mensuales del 33%.

Nissan Motor Co reportó un aumento del 24% de las ventas, pero dijo que el mes estuvo marcado por una sensación de cautela entre los consumidores, preocupados por el mercado laboral y los precios de las viviendas.

"Mayo me pareció como un retorno a algunas noticias económicas malas", dijo Al Castignetti, quien encabeza las ventas de la marca Nissan en Estados Unidos.