Washington. Las ventas de casas pendientes de Estados Unidos subieron en noviembre a su mayor nivel en dos años y medio, mientras que la actividad fabril en el centro oeste del país se expandió en diciembre, lo que sugiere cierta fortaleza de la economía a pesar de la amenaza de una crisis fiscal.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por su sigla en inglés) dijo que su índice de ventas pendientes, basado en contratos firmados el mes pasado, subió un 1,7% a 106,4, el nivel más alto desde abril del 2010, cuando expiraron los créditos impositivos para compradores de viviendas.

Los contratos firmados, que se convierten en ventas uno o dos meses después, crecieron un 5% en octubre. Noviembre marcó el tercer mes consecutivo de alzas.

Por su parte, otro informe del Instituto de Gerencia y Abastecimiento de Chicago mostró que su índice de gerentes de compra (PMI) subió a 51,6 en diciembre, por encima de la lectura de 51,0 proyectada por economistas. El dato fue de 50,4 en noviembre.

Una lectura superior a 50 indica expansión en la economía regional.

Existe temor de que las negociaciones presupuestarias en Washington no eviten el denominado "abismo fiscal", que conllevaría una reducción del gasto público y un alza de impuestos, algo que podría llevar a la principal economía del mundo a una recesión.

La economía creció a una tasa de 3,1% anual en el tercer trimestre. La última encuesta de Reuters entre economistas anticipó que el producto interno bruto en el cuarto trimestre se situará en una tasa de un 1,2%.

"Los primeros indicios no apuntan a una desaceleración de la actividad económica antes del 'abismo fiscal'", dijo John Ryding, economista jefe de RDQ Economics en Nueva York.

La economía creció a una tasa de 3,1% anual en el tercer trimestre. La última encuesta de Reuters entre economistas anticipó que el producto interno bruto en el cuarto trimestre se situará en una tasa de un 1,2%.

El informe de ventas pendientes de casas mostró un fortalecimiento de la recuperación del mercado inmobiliario. Los contratos subieron un 9,8% en los 12 últimos meses hasta noviembre.

El mercado inmobiliario se ha recuperado después de una dramática caída, que llevó a la economía a su peor recesión desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Las ventas de viviendas y los precios se han elevado, lo que alienta a los constructores a emprender nuevos proyectos. Los contratos de reventas de casas subieron en tres de las cuatro regiones del país y se mantuvieron sin cambios en el área sur.

"La tendencia general en las ventas pendientes de casas refleja el más amplio mercado inmobiliario y es otro indicador que sugiere que la recuperación de la vivienda se ha ampliado y ha ganado impulso", dijo Michael Gapen, economista de Barclays en Nueva York.