Washington. Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos cayeron en julio a un mínimo récord a medida que aumentaban los inventarios, lo que constituye otra señal de que el mercado inmobiliario podría seguir teniendo dificultades sin el apoyo de un crédito tributario del gobierno.

Las ventas de viviendas unifamiliares descendieron en julio 12,4%, frente al mes anterior, a una tasa anual ajustada por factores estacionales de 276.000, informó este miércoles el Departamento de Comercio. El nivel de ventas fue el más bajo desde que se empezó a registrar las cifras en 1963.

Los economistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, un incremento de 0,9% a una tasa anual de 333.000 para julio.

El descenso se produce luego que las ventas de junio crecieran 12,1% a 315.000, cifra revisada a la baja frente al ascenso de 23,6% a 333.000 anunciado inicialmente.