Las ventas minoristas en Brasil tuvieron un fuerte declive en diciembre dado que los descuentos navideños no lograron aumentar el consumo en un contexto de recesión severa, mostraron datos oficiales publicados el martes.

Las ventas minoristas de Brasil, excluyendo automóviles y materiales de construcción, bajaron un 2,1% en diciembre frente a noviembre, en línea con el descenso de 1,95% que esperaban analistas, dijo el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El declive de diciembre anuló el inesperado incremento del mes previo y fue el descenso más acentuado desde enero de 2016.

Un índice que registra el desempeño de las empresas minoristas, incluyendo a Lojas Renner SA, Companhia Brasileira de Distribuição SA y Lojas Americanas SA, suma un alza de apenas 4% en lo que va de 2017, contra el avance de 11% en el índice de acciones brasileñas Bovespa.

El dato de noviembre fue revisado a la baja para mostrar un incremento de 1% y no el alza de 2% que se informó originalmente. La revisión frustró expectativas de que las rebajas de fin de año impulsaran la demanda por artículos electrónica y electrodomésticos.

Las ventas minoristas bajaron un 6,2% en 2016, su peor año en la serie que lleva el IBGE desde 2001. El año pasado Brasil cumplió su segundo año de recesión, con más de 12 millones de personas sin trabajo.

Un índice que registra el desempeño de las empresas minoristas, incluyendo a Lojas Renner SA, Companhia Brasileira de Distribuição SA y Lojas Americanas SA, suma un alza de apenas 4% en lo que va de 2017, contra el avance de 11% en el índice de acciones brasileñas Bovespa.

Los ingresos de los minoristas en la ciudad de São Paulo, la zona metropolitana más poblada del país, bajaron por decimoséptimo mes seguido en diciembre, según informó la Federación de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo del Estado de São Paulo (Fecomércio-SP).

Una medición general de las ventas al detalle, que incluye vehículos y materiales de construcción, bajó un 0,1% en diciembre en relación a noviembre, dijo el IBGE, con un declive de 8,7% en 2016.