Las ventas minoristas de Brasil subieron más de lo esperado en noviembre, ya que los descuentos anticipados por fiestas de fin de año impulsaron el consumo de productos electrónicos y bienes para el hogar, lo que entregó cierto alivio ante expectativas de un diciembre más débil.

Las ventas minoristas, excluyendo a automóviles y materiales de construcción, subieron un 2% en noviembre frente a octubre, dijo este martes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), luego de caer por cuatro meses consecutivos.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban un incremento de 0,4%.

El sorpresivo repunte de noviembre refuerza la creciente popularidad de los descuentos por el "Viernes Negro" en Brasil. Las ventas de electrodomésticos y muebles avanzaron un 2,1% respecto a octubre. En tanto, la facturación por computadoras y suministros de oficinas creció un 4,3%.

"El desempeño de estos segmentos en noviembre sugiere que hubo compras anticipadas por Navidad, una tendencia que se ha fortalecido cada año", dijo el IBGE en un comunicado.

En 2014 y 2015, las ventas de noviembre también superaron las expectativas del mercado por un amplio margen, pero luego se desplomaron en diciembre.

"La imagen de noviembre es empañada por el efecto del Viernes Negro", escribieron en una nota economistas de la consultoría MCM en São Paulo. "La probable anticipación de las compras de Navidad debería significar que las ventas cayeron en diciembre", agregaron.

En tanto, las ventas minoristas cayeron un 3,5% en la comparación interanual en noviembre, aunque las expectativas de un sondeo de Reuters apuntaban a una baja de 5,45%.

Brasil ha estado hundida en una recesión desde fines del 2014 y más de 12 millones de personas están desempleadas.

Una medición más amplia de las ventas minoristas, que incluye la facturación por autos y materiales de construcción, arrojó un alza de 0,6% en relación a octubre, en base a ajustes por estacionalidad.