Brasilia. Las ventas minoristas en Brasil subieron más de lo previsto por segundo mes consecutivo en abril, mitigando preocupaciones sobre una desaceleración a comienzos del segundo trimestre.

Las ventas minoristas excluyendo automóviles y materiales de construcción subieron un 1,0% en abril frente a marzo, dijo este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban un incremento de 0,60%.

La economista del IBGE Isabella Nunes dijo que las cifras apuntan a un creciente impulso en la dispar recuperación de Brasil tras sufrir su más profunda recesión en décadas. Sin embargo, las ventas aún están muy por debajo del máximo que alcanzaron en octubre de 2014, lo que sugiere que aún hay mucho camino por recorrer.

Tasas de interés en mínimos históricos y una inflación baja han aumentado el poder adquisitivo de los consumidores, lo que a su vez ha alimentado un repunte económico liderado por el consumo.

En la comparación interanual, las ventas subieron un 0,6%, frente a expectativas de un avance de 0,55% arrojado por un sondeo de Reuters entre analistas.

Las ventas minoristas podrían verse afectadas tras una protesta nacional de camioneros contra los altos precios del diésel en las últimas semanas de mayo, que casi paralizaron industrias claves y provocaron un alza de los costos de los insumos.