Rio de Janeiro. Las ventas minoristas de Brasil aumentaron menos de lo esperado durante abril ante la reticencia de los consumidores, dejando de manifiesto el impacto limitado de las medidas de estímulo del Gobierno y del mínimo histórico de los costos de endeudamiento.

Los volúmenes de ventas minoristas en Brasil subieron un 0,8% en abril frente a marzo, dijo este jueves la agencia oficial de estadísticas IBGE.

Estaba previsto que las ventas se elevaran un 1,4%, de acuerdo a la mediana de estimaciones de 17 economistas consultados en un sondeo de Reuters, que fluctuaron entre un descenso del 0,5% hasta un alza del 2,5%.

Las autoridades de política monetaria han estimulado la demanda doméstica con rebajas en los impuestos y en las tasas de interés desde finales del año pasado.

La recuperación del ingreso de los consumidores ha evitado que la economía brasileña caiga en recesión, mientras las industrias locales lidian con altos costos laborales y con una debilitada demanda global.

Las ventas de combustible, mobiliario doméstico y artículos de oficina lideraron el alza, con la expansión de los volúmenes de cinco de ocho segmentos estudiados.

Las ventas minoristas de abril crecieron un 6% frente a igual mes del año pasado, agregó IBGE, por debajo del 7,5% previsto en el sondeo, en el cual las previsiones fluctuaron entre un 6,1% y un 9,4%.

La economía de Brasil creció sólo un 0,2% en el primer trimestre con respecto al período anterior.

Ante el declive en la demanda global y costos laborales más elevados, las empresas redujeron sus inversiones, lo que frustró a los encargados de las políticas en su intento por cumplir con los objetivos de crecimiento económico anual, de entre un 3% y un 4%.

La respuesta del Gobierno ha consistido en medidas para aumentar el consumo, incluyendo recortes de impuestos e incentivos crediticios. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, indicó a comienzos de mes que vendrían más medidas.

El banco central de Brasil ha recortado su tasa de interés de referencia, Selic, desde el reciente máximo de un 12,5% de agosto a un mínimo histórico de 8,5% en mayo.