Washington. Las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron en mayo por primera vez en 11 meses, afectadas por un fuerte descenso en las compras de autos, según un informe gubernamental que podría elevar los temores a una prolongada desaceleración económica.

Las ventas minoristas totales bajaron un 0,2%, dijo este martes el Departamento de Comercio, tras un incremento revisado a la baja del 0,3% en abril.

Los economistas consultados en un sondeo de Reuters esperaban un descenso del 0,4% desde el alza original de abril del 0,5%.

En 12 meses a mayo, las ventas minoristas crecieron un 7,7%.

"El consumidor no está muerto. El gasto siguió y a un ritmo un poco mejor de lo esperado. Yo me pregunto sobre la sostenibilidad, dados los altos niveles de deuda que tienen los consumidores y la tasa de desempleo, pero a caballo regalado, no se le miran los dientes", dijo Michael Farr, presidente de Farr, Miller & Washington.

Las ventas del mayo fueron golpeadas por una baja del 2,9% en la demanda de vehículos, que fue el mayor retroceso desde febrero del 2010, ante la escasez de partes tras las interrupciones en la cadena de suministros por el terremoto en Japón.

Sin contar los autos, las ventas de las minoristas subieron un 0,3%, la menor alza desde julio, tras haber aumentado un 0,5% en abril.

Negativa señal. El informe es una de las últimas señales que sugieren que la desaceleración de la economía estadounidense se está extendiendo al segundo trimestre. La economía comenzó el año con tono débil ante el mal clima y el alza del precio del petróleo.

Las ventas de las gasolineras treparon un 0,3% luego de haber subido un 1,4% en abril. Excluyendo la gasolina, las ventas minoristas bajaron un 0,3% tras avanzar un 0,1% en abril.