Washington. Las ventas minoristas en Estados Unidos crecieron en julio, en una esperanzadora señal para la economía, pero el incremento se concentró en ventas de autos y de gasolineras, lo sugirió que la tendencia subyacente del gasto del consumidor se mantiene débil.

El Departamento de Comercio dijo que las ventas totales minoristas treparon un 0,4% tras una caída revisada del 0,3% en junio.

Los analistas consultados por Reuters pronosticaban un alza del 0,5% el mes pasado. Si se excluyen los vehículos, las ventas avanzaron sólo un 0,2% comparado con una mediana de pronósticos del 0,3%.