Sao Paulo. Las ventas minoristas en Brasil cayeron inesperadamente en mayo, registrando el mayor declive mensual desde la crisis financiera del 2008 de uno de los pocos sectores de la economía que aún empujaba al crecimiento nacional.

Los volúmenes de ventas minoristas en Brasil bajaron un 0,8% en mayo respecto de abril, dijo este miércoles la agencia estadística gubernamental IBGE. Las ventas minoristas brasileñas no caían tanto en un mes desde la baja del 1,3% de noviembre del 2008.

El repentino retroceso en la demanda del consumidor podría socavar la confianza en los sectores del comercio minorista y de servicios del país, que han salvado a la economía de una recesión desde finales del año pasado, ante la contracción de la industria y el desvanecimiento de la inversión.

Este año, los hogares brasileños han tenido que lidiar con niveles históricamente altos de endeudamiento. La tendencia al ahorro de los consumidores podría afectar al crecimiento de una economía que el Banco Central y analistas independientes ya asumen que apenas crecerá el 2% en el 2012.

El mercado esperaba que las ventas minoristas aumentaran un 0,6%, de acuerdo con la mediana de estimaciones de 14 economistas consultados por Reuters, cuyos pronósticos fluctuaron entre una baja del 0,3% y un alza del 1%.

La agencia de estadísticas también revisó a la baja el incremento en las ventas al detalle de abril a un 0,7% con respecto al mes previo, contra el reporte anterior de un incremento de un 0,8%.

Las ventas de muebles y electrodomésticos bajaron un 3,1% en mayo desde abril, contra el avance de un 1,5% del mes anterior. Las ventas de materiales para la construcción se desplomaron un 11,3% en mayo, ante el alza de un 1,9 por ciento de abril.

Las ventas al por menor de mayo subieron un 8,2 por ciento respecto de igual mes del año pasado, agregó IBGE, menos que el 10,5 por ciento previsto por los analistas, cuyas previsiones iban de un aumento del 8,8 al 11,2 por ciento.