Washington. Las ventas minoristas de Estados Unidos repuntaron en septiembre a su ritmo más rápido en siete meses, mostraron este viernes cifras oficiales.

Las ventas subieron un 1,1% respecto de agosto, impulsadas por la fuerte demanda de autos. El alza superó el incremento del 0,7% que habían pronosticado los analistas consultados por Reuters.

El gasto del consumidor representa dos tercios de la economía estadounidense.

Sin contar autos, las ventas aumentaron un 0,6%, por encima de la subida esperada del 0,3%.