Pekín. La zona euro podría colapsar si los estados miembros no trabajan juntos para resolver su crisis de deuda, pero China está satisfecha de ver que Alemania y Francia están cooperando para evitar ese riesgo, dijo en una entrevista una viceministra de Relaciones Exteriores china.

Los líderes chinos, entre ellos el primer ministro Wen Jiabao, han expresado reiteradamente su confianza en la zona euro, aunque comentarios de funcionarios y de medios también han reflejado la ansiedad que existe en torno a las perspectivas económicas de Europa.

Este lunes, el principal diario oficial del país calificó a la crisis de la zona euro como la "Peste Negra", días antes de que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, arribe a Pekín para reunirse con su similar chino, Hu Jintao.

En una revista alemana, la viceministra de Relaciones Exteriores Fu Ying dijo la semana pasada que los problemas del euro habían sido objeto de discusión entre sus colegas.

"Aunque Occidente esté experimentando dificultades, Europa y Estados Unidos han salido airosos de muchos contratiempos en el pasado", dijo Fu, según una transcripción de una entrevista divulgada por el ministerio el martes en su sitio web (www.mfa.gov.cn).

"Si la economía occidental puede repuntar tendrá una cercana relación con China. Nuestro nivel de interdependencia es muy alto, y el daño a Occidente no significa que China gane. Estamos todos en el mismo bote. Ciertamente estamos preocupados sobre las dificultades económicas de Occidente", agregó.

Cerca de un cuarto de las enormes reservas en moneda extranjera de China de US$3 billones están denominadas en euros, según cálculos de analistas.

"La buena noticia de esta semana fue la declaración conjunta de la canciller Merkel y el presidente Sarkozy sobre este tema", agregó en referencia a la divulgación de los planes de Francia y Alemania para una mayor integración de la zona euro.

"Recientemente, con mis colegas hemos discutido sobre el futuro de la Unión Europea", dijo Fu, quien es responsable de las relaciones chinas con Europa.

El euro ha sido puesto en jaque por la crisis fiscal y de deuda de varias de las economías periféricas de la unión monetaria. "El punto de vista básico de todos es que si los países europeos pueden resolver conjuntamente los problemas, la UE continuará progresando e integrándose más, de otra manera, la zona euro podría colapsar", agregó.