Pekin. China debe acelerar las reformas de los impuestos a los recursos naturales para combatir la fuerte contaminación y también debe priorizar el ahorro de energía a fin de limitar la "riesgosa" dependencia del suministro extranjero, dijo el viceprimer ministro Li Keqiang en unos comentarios publicados este viernes.

Li dio un discurso sobre política ambiental en diciembre pero los medios estatales solo lo reportaron este viernes.

La presentación ante científicos y funcionarios del gobierno enfatizó la importancia de las preocupaciones energéticas para la política exterior china y para sus metas económicas, lo que se detallará en un plan de cinco años a ser aprobado el próximo mes por el parlamento nacional.

Pero China no podrá cortar la dependencia del carbón, incluso cuando enfrenta una creciente presión internacional por sus emisiones de gases del efecto invernadero que incrementan el calentamiento global, dijo Li en la reunión con los expertos.

Los comentarios figuraron en una transcripción del discurso en Noticias Ambientales de China, la publicación oficial del Ministerio de Protección Ambiental.

"Será muy difícil alterar fundamentalmente la estructura de suministro energético de nuestro país, que se basa en el consumo de carbón", dijo Li, notando que el carbón abastecía un 70% de las necesidades energéticas de la nación.

"Si nos apoyamos en el mercado internacional para satisfacer nuestro suministro de energía, existen riesgos grandes y también costos grandes", dijo Li, quien probablemente reemplace a Wen Jiabao como primer ministro, el principal cargo gubernamental, a inicios del 2013.

"Para asegurar una necesidad energética tan grande, tenemos que incrementar la inversión en el desarrollo de energía y garantizar la seguridad de las rutas internacionales y domésticas del suministro de energía, y eso requiere un esfuerzo mayor de la política exterior", dijo en el discurso.

"Por lo tanto, el ahorro de energía siempre debe ser una prioridad", añadió.

Li, quien tiene un título en Economía, no mencionó políticas específicas que Pekín podría tomar para responder a sus metas de conservación energética y reducción de la contaminación.

Pero dijo que el Gobierno debería concentrarse en desarrollar políticas para asegurar que "paguen los que contaminan".

"Establecer un sistema efectivo de incentivos y restricciones como para que las empresas que cumplen la ley tengan ganancias económicas y las que violan la ley paguen un precio alto", dijo.

China "acelerará la reformas de los costos y los impuestos a los recursos", agregó.

Li no mencionó en particular esas posibles reformas. Sin embargo sus comentarios sugieren que el Gobierno podría avanzar con un plan impositivo ambiental que ha sido presentado al Consejo del Estado, que es el gabinete chino.

Ese impuesto probablemente se aplique al dióxido de carbono de los combustibles fósiles y a las descargas de agua contaminada.