Beijing. La recién concluida visita del presidente chino, Xi Jinping, a América Latina ha aumentado la confianza internacional en las economías de mercados emergentes, comentó este viernes en Beijing el canciller chino, Wang Yi.

El ministro, quien ha acompañado a Xi en el viaje de casi dos semanas de duración, indicó que fueron alcanzados consensos estratégicos junto con acuerdos económicos y comerciales por valor de decenas de miles de millones de dólares.

Subrayando que Beijing considera el refuerzo de la cooperación entre los países miembros del Brics y entre China y América Latina como un prioridad clave en su política exterior, Wang dijo que la visita tenía como objetivo impulsar el desarrollo común y la cooperación de beneficio mutuo entre países en vía de desarrollo, promover reformas de la gobernanza económica global y salvaguardar los derechos legítimos de los países en desarrollo.

El fuerte interés de la comunidad internacional en América Latina, dijo, refleja el alza colectiva de las economías de mercados emergentes y de los países en vía de desarrollo, con la visita de Xi a la región y su asistencia a la cumbre del Brics personificando la participación activa de China.

Nueva fase de cooperación en los Brics. En un discurso pronunciado en la cumbre del Brics de la pasada semana en la ciudad de Fortaleza, en la costa brasileña, Xi pidió a los países miembros (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) que forjen un espíritu abierto, inclusivo, cooperativo y de beneficio mutuo y que establezcan una asociación más estrecha, más integral y más sólida.

Durante los encuentros bilaterales con los líderes de otras naciones del Brics, Xi indicó que la cooperación China-Rusia es "verdadera en palabras y resuelta en acciones", que China y la India son "socios estratégicos y cooperativos de larga duración, más que rivales", y que China fortalecerá la cooperación con Sudáfrica.

Con los esfuerzos de coordinación y de impulso por parte de Xi, el bloque de los mercados emergentes anunció planes para poner en marcha un banco de desarrollo y un fondo de reserva para contingencias, sobre el que Wang afirmó que demostraba que la cooperación de Brics está pasando de las ideas a las realidades.

Las instituciones financieras multilaterales, impulsadas de manera independiente por las economías en desarrollo, suponen un gran paso en la construcción de su propia red de seguridad financiera, apuntó Wang.

El banco y el fondo de reserva, dijo, no solo aportarán un fuerte respaldo al Brics y otros países en desarrollo con crecimiento económico, sino que también los protegerán mejor de los riesgos financieros internacionales.

Sin embargo, subrayó Wang, más que paralizar el sistema internacional establecido, las instituciones del Brics buscan complementar los actuales mecanismos económicos y financieros a nivel global.

Además, la reunión entre el Brics y los líderes de Sudamérica demostró la apertura y la integración del mecanismo del Brics, afirmó el ministro de Exteriores chino.

Durante los encuentros bilaterales con los líderes de otras naciones del Brics, Xi indicó que la cooperación China-Rusia es "verdadera en palabras y resuelta en acciones", que China y la India son "socios estratégicos y cooperativos de larga duración, más que rivales", y que China fortalecerá la cooperación con Sudáfrica.

El presidente chino también mantuvo una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Barack Obama, durante la que ambos líderes reafirmaron su compromiso de construir un nuevo tipo de relaciones entre los dos grandes países, así como fortalecer la coordinación y la cooperación en los importantes asuntos internacionales y regionales.

Por su parte, Obama dijo que desea viajar a China en noviembre para el encuentro informal de líderes de la Cooperación Económica Asia-Pacífico y reunirse con Xi.

Nueva etapa de relaciones bilaterales. Durante la visita de Xi, China elevó sus relaciones bilaterales con Argentina y Venezuela a una asociación estratégica integral, alcanzó un consenso con Brasil para profundizar su asociación estratégica integral, y expresó la determinación de ser un buen amigo, camarada y hermano de Cuba.

En cuanto a la cooperación bilateral, Xi propuso vincular los recursos ventajosos de los cuatro países con la potencialidad del mercado chino, y así como sus necesidades de desarrollo con el capital, la tecnología y los equipos de China.

La fructífera visita registró más de 150 contratos y acuerdos marco por un valor de US$70.000 millones firmados entre China y estos países, los cuales cubren áreas tales como energía, minería, electricidad, agricultura, ciencia y tecnología, construcción de infraestructuras y financiación.

Así mismo, China, Brasil y Perú prometieron unir esfuerzos para construir una vía de ferrocarril que enlazará la costa atlántica de Brasil con la costa pacífica de Perú.

Este constituye uno de los principales proyectos a los que contribuirán la "fuerza china" y la "velocidad china" en la región y alentarán a más empresas chinas a invertir en el extranjero, dijo Wang.

Añadió que el presidente chino también anunció una serie de medidas en los cuatro países para facilitar los intercambios interpersonales y promover el entendimiento mutuo y la amistad.

Nuevo capítulo en asociación entre China y América Latina. Durante su estancia en Brasil, Xi se reunió con 11 líderes de países latinoamericanos y caribeños y, conjuntamente, decidieron establecer una asociación cooperativa integral entre China y América Latina basada en la igualdad, el beneficio mutuo y el desarrollo común.

Por otra parte, un foro entre China y América Latina fue creado para dirigir la cooperación general entre China y la región.

En cuanto a la cooperación práctica, Xi propuso una serie de objetivos nuevos, incluidos aumentar el comercio en las dos direcciones hasta los US$500.000 millones y los valores de inversión de China en América Latina a US$250.000 millones dentro de 10 años.

Xi también anunció la puesta en marcha formal de un paquete de préstamos especiales por valor de US$20.000 millones para la cooperación en infraestructuras entre China y América Latina, y un paquete de préstamos preferenciales por valor de US$10.000 millones para países latinoamericanos, y la aportación de 6.000 becas gubernamentales para países de la región en los próximos cinco años.

El mandatario chino sugirió designar el año 2016 como el "Año de Intercambios Culturales" entre China y América Latina.

Durante su visita, el presidente chino también respondió al siniestro del vuelo MH17 de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, reclamando una investigación "justa y objetiva" de la tragedia.

Sobre la situación en la Franja de Gaza, Xi urgió a los israelíes y los palestinos que cesen el fuego y reanuden el diálogo lo antes posible.

Estos llamamientos, juntos con los esfuerzos concretos de los diplomáticos chinos, manifiestan el papel de China como un gran país amante de la paz y responsable, anotó Wang.