Londres. La volatilidad del tipo de cambio euro-dólar aumentó a su mayor nivel en más de un año el viernes, ya que el creciente temor a que la epidemia de coronavirus genere una recesión global alentaba fuertes movimientos en el mercado de divisas.

La expectactiva de que el brote pudiera ser contenido a China fue reemplazada esta semana por el miedo a que la infección se esté propagando en todo el mundo. Las medidas restrictivas para frenar los contagios podrían derivar en una paralización de las cadenas de suministros, la economía mundial y los mercados financieros.

Los mercados de acciones se derrumbaban, ya que los inversores se desprendían del riesgo y acudían a monedas consideradas refugio, lo que impulsó al yen a su mayor nivel de tres semanas y media a 108,51 unidades por dólar, cotizando con un alza de 0,8%.

Los inversores también estaban vendiendo monedas asociadas con una posible recesión, como el dólar australiano y varias divisas de América Latina por su relación con la demanda y la actividad económica de China. El dólar de Australia operaba en US$0,6517, su menor nivel en 11 años.

"El virus ha puesto de cabeza a los mercados", dijo Marc-André Fongern, jefe de estrategias de divisas de Fongern Global Forex.

"Las acciones están colapsando. Esperamos que en el futuro cercano las cifras económicas sumamente pobres posiblemente se convertirán en la regla en lugar de la excepción. En consecuencia, el yen prevalece como la moneda de preferencia".

Aparte de saltar hacia activos más seguros, los operadores suelen revertir las posiciones denominadas "carry-trade" en tiempos turbulentos. En las "carry-trade", los inversores piden créditos en monedas de bajo rendimiento como el euro -donde las tasas de interés están por debajo de cero- para invertir luego en monedas de alto retorno.

El éxodo de los activos de riesgo en el mercado cambiario ayudaba al euro a apreciarse hasta máximos de tres semanas y media de US$1,1053.

Una medición de la volatilidad implícita euro-dólar, que cayó a un piso histórico el mes pasado bajo el 4%, trepó a 6,8%, su mayor nivel desde mediados de enero del año pasado, luego de haber finalizado la semana en cerca de 4,8%.

El billete verde se había fortalecido recientemente pero ha recortado ganancias luego de que los mercados empezaran a tomar en cuenta tres potenciales bajas -de 25 puntos básicos cada una- en la tasa de interés de la Reserva Federal para septiembre, con la primera disminución prevista en abril.