Nueva York. Wall Street retrocedía de máximos de varios años por segundo día seguido este martes, mientras los inversores estaban atentos a los próximos datos económicos para extender la racha alcista causada por el estímulo del banco central.

Las acciones estadounidenses han ganado 7% desde inicios de agosto, lo cual impulsó al índice S&P 500 a máximos de casi cinco años, luego de que los bancos centrales de Europa y EE.UU. actuaran para apuntalar a sus debilitadas economías.

Pero analistas dicen que para que la racha al alza continúe es necesario que los datos económicos mejoren.

"Si no empezamos a ver mejores datos económicos en EE.UU. o China, o no empezamos a ver fuertes medidas de política económica de China, creo que entonces vamos a ir a una corrección", dijo Jack de Gan, jefe de inversiones de Harbor Advisory Corp en Portsmouth, Nueva Hampshire.

FedEx, la segunda mayor compañía de correos del mundo, recortó el martes su proyección de ganancias para su año fiscal 2013, al decir que el debilitamiento de la economía mundial llevó a sus clientes a buscar opciones más baratas.

En tanto, la confianza de los constructores de casas en EE.UU. subió en septiembre por quinto mes consecutivo y alcanzó su mejor nivel en más de seis años, en una nueva señal de que el mercado inmobiliario sigue mejorando.

Aunque el dato de la Asociación Nacional de Constructores de Casas habitualmente no tiene impacto por sí solo en los mercados, es el primero de una serie de cifras del mercado inmobiliario que serán divulgadas esta semana.

A las 1503 GMT, el promedio industrial Dow Jones bajaba 19,79 puntos, o 0,15%, a 3.571,34. El índice Standard & Poor's 500 perdía 1,14 puntos, o 0,08%, a 1.460,05.

El índice Nasdaq Composite bajaba 1,56 puntos, o -0,05%, a 3.177,10.

Las acciones de superaron por primera vez los US$ 700. El papel de la firma estadounidense alcanzó el máximo histórico de US$ 701,44 antes de retroceder levemente a US$ 699,76.