Nueva York. Wall Street moderó este martes los avances en la recta final y el Dow Jones, su principal índice, cerró con una subida el 0,4%, mientras que el selectivo S&P 500 se anotó su sexta jornada consecutiva de avances.

El Dow, que agrupa a treinta de las mayores firmas cotizadas del país, progresó 65,12 puntos hasta 16.514,37 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 subió el 0,41% (7,66 puntos) hasta 1.879,55 enteros.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que cotizan algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo, cerró con un avance del 0,97% (39,91 puntos) hasta situarse en los 4.161,46 unidades.

Desde los primeros compases de la jornada los operadores en Wall Street se decantaron por las ventas animados por el buen sabor de boca que habían dejado la víspera las cuentas trimestrales de Netflix, cuyas acciones se dispararon este martes el 7%.

La temporada de resultados continuó con algunos valores del Dow como el grupo industrial United Technologies, que ganó US$1.210 millones en el primer trimestre, un 4 % menos pero por encima de las previsiones, y sus acciones subieron el 0,75%.

Por su parte, la aseguradora Travelers anunció que recibió US$1.052 millones en los tres primeros meses del año, un 17% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, y sus acciones terminaron con un ascenso del 0,57%.

La otra cara de la moneda vino de la mano de la multinacional McDonald's, también del Dow Jones, que decepcionó a los inversores con unas ventas modestas en varios de sus mercados clave en el primer trimestre, y sus títulos bajaron el 0,35%.

Unos dos tercios de los treinta componentes del Dow registraban ganancias, encabezadas por Home Depot (2,18%), Goldmans Sachs (1,69%) y JPMorgan (1,42%), mientras la operadora AT&T esperó a sus resultados con un ascenso del 0,64%.

Al otro lado de la tabla lideró los descensos la petrolera Exxon Mobil (-0,55%), la tecnológica Intel (-0,41%), Procter & Gamble (-0,35 %), la aeronáutica Boeing (-0,21%) o la petrolera Chevron (-0,19%).

En otros mercados, el petróleo de Texas bajaba a US$101,69 el barril, el oro cedía a US$1.284,6 la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años descendía al 2,714% y el dólar perdía terreno ante el euro, que se cambiaba a US$1,38.