Nueva York. Wall Street se recuperó de dos días de pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cerró con una fuerte subida del 0,9%, animado por un buen dato sobre el mercado de vivienda.

Ese índice, que agrupa a treinta de las mayores firmas cotizadas del país, sumó 154,19 puntos y se ubicó en 17.210,06 unidades, y el selectivo S&P 500 frenó tres días de caídas y ganó un 0,78% (15,53 puntos) hasta 1.998,3 enteros.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que cotizan algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo, concluyó la sesión con una fuerte subida del 1,03% (46,53 puntos) hasta las 4.555,22 unidades.

Desde los primeros minutos de las contrataciones los operadores en el parqué neoyorquino se decantaban por las compras tras saber que las ventas de casas nuevas en Estados Unidos se dispararon en agosto un 18%, un dato mejor de lo esperado por los analistas.

Los mercados también estuvieron pendientes de los ataques contra el grupo yihadista Estado Islámico y de unas palabras de Mario Dragui, quien garantizó que la política monetaria expansionista del BCE se mantendrá hasta que la inflación suba al entorno del 2%.

Salvo el de empresas de servicios públicos, que bajó un 0,07%, el resto de sectores cerraron con avances, entre los que destacó el sanitario (1,46 %), el de materias primas (0,82%), el tecnológico (0,73%), el energético (0,58%) o el financiero (0,56%).

La inmensa mayoría de los treinta valores del Dow registraron ganancias lideradas por DuPont (2,52%), Walmart (1,96%), UnitedHealth (1,87%), Home Depot (1,67%), McDonald's (1,59%), Goldman Sachs (1,47%) o Travelers (1,33%).

Al otro lado de la tabla los únicos componentes que cerraron la sesión con pérdidas fueron las petroleras Chevron Corporation (-1,54%) y Exxon Mobil (-0,22%) y el conglomerado industrial General Electric (-0,35%).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a US$92,91 el barril, el oro descendía a US$1.217,5 la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años subía al 2,567 % y el dólar ganaba terreno al euro, que se cambiaba a 1.278 dólares.