Nueva York. Los principales índices bursátiles de Estados Unidos concluyeron este lunes con pocos cambios, impulsados por varias decisiones de la Corte Suprema, pero presionados por las preocupaciones sobre cómo las promesas del G-20 para reducir el presupuesto podrían impactar el crecimiento global.

El promedio industrial Dow Jones cerró extraoficialmente con una caída de 0,05%, a 10.138,52 puntos, mientras que el más amplio Standard & Poor's 500 bajó 0,21%, a 1.074,53 unidades.

El índice compuesto Nasdaq retrocedió 0,13% a 2.220,65 unidades.

Las acciones de telecomunicaciones registraron alzas tras informarse que el presidente Barack Obama firmó un memorando en que el casi duplicó el monto de espectro comercial y federal para los teléfonos inteligentes y los dispositivos inalámbricos de Internet.

En tanto, los títulos de los fabricantes de cigarrillos ascendieron luego que la Corte Suprema rechazara la apelaciones tanto del sector tabacalero, que buscaba que se anulen las decisiones de cortes de mejor instancia, como del gobierno, que intentaba reactivar su intento fracasado por lograr que las compañías del tabaco cedan US$280.000 millones en ganancias y paguen hasta US$10.000 millones por programas para dejar de fumar.

El año pasado, una corte reiteró restricciones impuestas previamente al marketing del tabaco, pero rechazó el pedido del gobierno para que se impongan más multas a las fabricantes de cigarrillos.

Por otra parte, la Corte Suprema de Estados Unidos, en una decisión dividida, derogó el lunes algunas directrices federales que crearon un organismo regulatorio privado para inspeccionar y disciplinar a las empresas de contabilidad que trabajan con empresas en bolsa.

Asimismo, a los inversionistas les preocupa la posibilidad de que el compromiso de las naciones del G-20 de reducir a la mitad sus déficit para el 2013 y estabilizar sus respectivas deudas para el 2016 pueda constituir en sí un mensaje de que los días de estímulo están por llegar a su fin.

La decisión se da a conocer en tanto los inversionistas se muestran preocupados de que el paso de recuperación económica podría estarse desacelerando, presionada por los problemas de deuda en Europa y por los esfuerzos de China para frenar su crecimiento.

"Aún no observamos una recuperación económica de la que hablar y tenemos muy poca recuperación en los empleos de la que hablar y eso no es típico de una recuperación de 15 meses", afirmó Terry Morris, co-gerente de cartera en National Penn Investors Trust. "Los inversionistas están tomando una actitud de esperar y ver. Quieren ver antes de creer".