Nueva York.
Inversores que llegaban tarde a la corriente alcista más vertiginosa desde la Gran Depresión impulsaron el viernes a Wall Street, que cerró su tercera semana consecutiva de alzas e ignoró las señales de un sobrecalentamiento del mercado.

El bajo volumen de negocios, una señal de que la subida podría estar agotándose, está siendo observado de cerca por los participantes.

Las cerca de 7.130 millones de acciones negociadas en la Bolsa de Valores de Nueva York, NYSE, Amex y Nasdaq, estuvieron por debajo del promedio diario del año pasado estimado de 8.470 millones.

El promedio industrial Dow Jones subió 73,11 puntos, o un 0.59%, y cerró en 12,391.25 unidades.

El índice Standard & Poor's 500 ganó 2,58 puntos, o un 0,19%, y llegó a 1.343,01 unidades.

El índice Nasdaq Composite avanzó 2,37 puntos, o un 0,08%, y cerró a 2.833,95 unidades.