Nueva York. Las acciones estadounidenses ampliaban sus caídas el viernes, tras la inesperada renuncia de un miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE),  lo que puso en evidencia los problemas de deuda de la región, y el escepticismo sobre el plan de estímulo económico del presidente Barack Obama.

Los inversores se mantenían escépticos sobre qué tanto de la propuesta de US$447.000 millones del presidente Barack Obama para generar empleo será aprobada por el Congreso.

Obama desafió este jueves en la noche al Congreso a pasar recortes de impuestos y nuevos gastos para enfrentar un estancamiento del mercado laboral, pero se enfrenta a un camino cuesta arriba para conseguir el apoyo de los republicanos.

Jefes de finanzas del grupo de los siete países más industrializados (G-7) se reunían este viernes bajo una fuerte presión para tomar medidas que impulsen el crecimiento y calmen la mayor crisis de confianza en los mercados desde el colapso financiero del 2008.

"Europa es el principal lastre para el mercado porque crecientemente nos damos cuenta de que lo que se ha hecho hasta ahora no ha funcionado", dijo Liz Ann Sonders, jefe de estrategia de inversión de Charles Schwab Corp.

Juergen Stark, uno de los miembros del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), renunciará a su puesto, dijo la institución el viernes.

Dos fuentes dijeron a Reuters que la dimisión se debió a diferencias por el controversial programa de recompra de bonos gubernamentales.

El promedio industrial Dow Jones caía un 2,07% a 11.061,88 unidades y el índice Standard & Poor's 500 perdía un 1,9% a 1.163,35 unidades.

El índice tecnológico Nasdaq Composite bajaba un 1,43% a 2.492,9 unidades.

Ejecutivos de Bank of America Corp han considerado el recorte de 40.000 puestos de trabajo, dijo Wall Street Journal, que citó fuentes con conocimiento de los planes

Las acciones del banco, que es parte del Dow Jones, caían un 0,55% a US$7,16.

Los papeles de la cadena de restaurantes McDonald's Corp perdían un 4%, porque sus ventas en agosto aumentaron menos de lo que esperaban los analistas.